Uribe desvió investigación de Álvaro Gómez Hurtado para ayudar a su hermano Santiago y Duque le pidió al fiscal acoger ese montaje

07.10.2020 17:04

La Fiscalía General de la Nación estaba lista para declarar el 2 de noviembre próximo que los asesinos de Gómez Hurtado fueron Ernesto Samper, Horacio Serpa y Ramiro Bejarano.

 

Por GONZALO GUILLÉN Y JULIÁN F. MARTÍNEZ

 

El intempestivo reconocimiento de las FARC como autoras del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado desbarató por completo un montaje en ciernes del ex senador preso Álvaro Uribe Vélez. La tesis de este último la Fiscalía General de la Nación estaba a punto de revelarla como cierta por pedido expreso del presidente, Iván Duque, al fiscal general, Francisco Barbosa.

La hipótesis que el ex congresista Álvaro Uribe Vélez urdió la llevó a la Fiscalía el 15 de agosto de 2017 para tratar de zafar a su hermano Santiago del caso del escuadrón de la muerte “Los 12 apóstoles”, en el que hoy, sin embargo, espera sentencia sobre al menos 533 asesinatos.

Uribe comenzó en abril de 2017 a intentar desviar la investigación del crimen de Gómez como lo muestra el siguiente trino:

 

Cuatro meses después, Uribe Vélez publicó otro trino, acompañado de un video, en el que decía saber dónde obtener supuestas pruebas en Estados Unidos para esclarecer el asesinato del líder conservador, cometido el 2 de noviembre de 1995, y así se lo dijo al entonces fiscal general, Néstor Humberto Martínez:

He pedido al señor fiscal general de la Nación que se sirva a considerar la práctica de unas pruebas, hay tres declaraciones de personas que están presas en los Estados Unidos, uno de ellos, extraditado por mi gobierno, afirma que quiere esclarecer el asesinato del doctor Álvaro Gómez Hurtado”.

Al día siguiente (14 de febrero), Uribe regresó a la Fiscalía, esta vez acompañado por el abogado Diego Cadena, hoy preso. Cadena, además de representar a Uribe, también se presentó como vocero de dos narcotraficantes presos en Estados Unidos que presentarían falsos testimonios sobre el crimen de Gómez. A cambio de ello Uribe mismo pidió que se les rebajaran las penas. También, declararían que el hermano de Uribe era víctima de un presunto montaje.

Esos narcotraficantes que declararían eran Ramón Quintero Sanclemente, alias RQ, y Diego Pérez Henao, alias Diego Rastrojo o Vinagre.

RQ, era el jefe del Cartel del Norte de Valle y fue condenado a 210 meses de prisión por un juez en Miami.

El montaje de Uribe buscaba que los dos narcotraficantes mintieran aportando información falsa sobre el magnicidio y también sobre un falso complot contra su hermano Santiago Uribe.

El 14 de febrero de 2018, Uribe declaró dentro de la investigación penal preliminar número 10195, abierta por la muerte de Álvaro Gómez Hurtado. Es llevada por la Fiscalía 113 Delegada ante la Dirección Especializada contra las Violaciones de Derechos Humanos, despacho 190, a cargo de la fiscal Ninfa Azucena González Puerto.

Uribe aseguró en esa declaración:

            “Ramón Quintero Sanclemente dijo que no solamente quiere declarar sobre el complot contra mi hermano sino dar detalles sobre el caso del doctor Álvaro Gómez Hurtado. Cuando tuve esa oferta de declaración por escrito autenticada por notaria en los Estados Unidos, apostillada en el consulado de Miami, vine y se la entregue al señor Fiscal General de la Nación el mismo día que estalló el escándalo a la Corte Suprema (15 de agosto de 2017)”.

            En la misma diligencia, Uribe agregó:

“Acudí a una audiencia en los Estados Unidos a finales de 2016 en el caso del doctor Andrés Arias, personas allí me dijeron que en esa cárcel donde había personas extraditadas por mi gobierno se comentaba que lo que había contra mi hermano era un complot para vengarse de mi persona por las extradiciones y por la política contra el narcotráfico”.     

Dos días después de esta declaración, la Corte archivó una indagación contra Iván Cepeda por compra de testigos que fue abierta por una denuncia de Álvaro Uribe. Inmediatamente, la Corte abrió otra contra este último. Es la que hoy lo tiene preso, lo mismo que a Cadena.

En las 1.554 páginas del auto del 3 de agosto de 2020 de la Corte Suprema que ordenó la detención de Álvaro Uribe, hay ocho menciones al magnicidio de Álvaro Gómez.

La Corte Suprema de Justicia posee las grabaciones de conversaciones en las que Uribe urge a Cadena para obtener los falsos testimonios sobre el asesinato de Gómez:

AUV: Dígale, inclusive debería buscar todo lo que yo dije en la Fiscalía, lo de Álvaro Gómez.

Cadena: Claro, bueno presidente le quería consultar porque me pidió una entrevista, yo no puedo por ahora, estoy muy ocupado.

AUV: Ni riesgos de darle entrevistas, yo le ruego ese favor esto es algo muy delicado para manejarlo con esa vieja que tanto daño hace, dígale a Jaime Lombana que la maneje que él la maneja”.                 

La Corte Suprema descubrió en los siguientes términos el montaje de Uribe y Cadena sobre el asesinato de Gómez:

La insistencia de Uribe para que con Diego Cadena obtuviera evidencias falsas para aportarlas al proceso de Gómez Hurtado, quedó registrada, entre otras, en una comunicación telefónica del 24 de mayo de 2018. Es la siguiente:

Fuentes de la Fiscalía General de la Nación dijeron a La Nueva Prensa que esa entidad estaba en estos días por publicar como cierto el montaje elaborado por Uribe, básicamente para tratar de salvar judicialmente a su hermano Santiago. El anuncio oficial iba a ser el de incriminar fundamentalmente al presidente de la época del magnicidio, Ernesto Samper, a su ministro del interior (Horacio Serpa) y al jefe de la policía secreta, DAS, Ramiro Bejarano.

Los narcotraficantes dirían que Horacio Serpa le ordenó a Orlando Henao Montoya asesinar a Gómez Hurtado, y a Bejarano lo acusarían de haberlo seguido desde el DAS.

Samper sería señalado de haber dirigido el plan.

El anuncio de la Fiscalía estaba siendo preparado para ser presentado el próximo 2 de noviembre, cuando se cumplirán 25 años del asesinato.

La instrucción principal del presidente Duque que recibió el fiscal Barbosa al tomar posesión el pasado 13 de febrero de 2020, fue esta:

“Quiero pedirle en nombre de muchos colombianos una tarea especial, como símbolo de la lucha contra la impunidad (…) Usted y yo pudimos ver en la universidad las metrallas asesinas que apagaron la voz vigorosa de Álvaro Gómez Hurtado. Han pasado décadas y no se ha logrado el esclarecimiento de ese crímen, crímenes de lesa humanidad no pueden quedar en la impunidad y esperamos que durante su Fiscalía podamos llegar a los verdaderos autores materiales e intelectuales de ese crimen”.

Hoy, el encargado de investigar a Uribe en la Fiscalía es el jefe de fiscales ante la Corte Suprema, Gabriel Jaimes Durán, quien, siendo procurador delegado en asuntos penales, perdió la visa a Estados Unidos por graves irregularidades que cometió en el caso del magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado.