SOBERANÍA, DIGNIDAD, JUSTICIA E INTERÉS NACIONAL

02.05.2018 15:12

Por: Cecilia Orozco Tacón

 

Acomplejados y sometidos

 

La dignidad del país ha quedado mal parada: los candidatos presidenciales, que pretenden ser los líderes que conducen la sociedad a mejores destinos, no fueron capaces de someter a discusión, en abstracto, la figura de la extradición. Mucho menos iban a tener el coraje necesario para examinar la pertinencia de entregar a un colombiano a Estados Unidos con el argumento formal y sin pruebas, es decir, casi a ciegas, como es la condición de la persona requerida en esta ocasión, de que esta es responsable de incurrir en el delito de narcotráfico. Solo Humberto de la Calle, solo y también inmensamente solitario, se atrevió a proponer una revisión, en Colombia, del caso Santrich: mucho pedir, mucho miedo, mucho complejo de narco colombiano, mucho sometimiento mental al Gran Hermano porque, sin esforzarse, la maquinaria del “deber extraditar” paralizó la capacidad de reacción de sus pares, los otros aspirantes a la Presidencia (y, tras ellos, de la prensa y del aparato de poder).

 

Para desencanto patrio, ninguno de los que se presentarán a elecciones se detuvo un segundo a considerar si podían resolver el problema a tiempo para impedir una debacle, pero a destiempo para sumarles votos a sus campañas. Por eso o por liviandad, se limitaron a responder que había que extraditar ya a Santrich, declarado culpable de una vez y antes del juicio por la DEA, por el fiscal Martínez -el Attorney General, como lo llaman con ironía– y, por supuesto, por la ultraderecha fascista que reconoce a los delincuentes del extremo político opuesto, pero niega los propios, ¡aunque sus crímenes estén a la vista! 


Leer más: https://colombianos-en-el-exilio.webnode.es/news/soberania-dignidad-justicia-e-interes-nacional/