No firmar el código de ética de negocios de Coca Cola Femsa

27.10.2017 12:08

 

A continuación vamos a tratar de describir algunos perjuicios que trae para los trabajadores el denominado código de ética de negocios de interés de los propietarios de Coca Cola Femsa, que por medio de la administración de sus empresas fachada en Colombia, como lo es Industria Nacional de Gaseosas S.A., mediante la campaña que están promoviendo para que se firme. 

 

Los principios éticos pasan por respetar con honestidad e integridad, la dignidad, los valores y derechos de los trabajadores que son imprescindibles para una armoniosa relación laboral y esto no sucede en Coca Cola en Colombia.   

Con el código de ética diseñado por Coca Cola Femsa, los propietarios de la multinacional buscan imponer valores funcionales a su denominada cultura organizacional para hacer más productivo el negocio y calificar como faltas graves algunos comportamientos inherentes a la intimidad, confidencialidad, la dignidad, la libertad de expresión, el debido proceso para limitar o castigar a los trabajadores que se opongan a la política de la empresa, denuncien los abusos o reclamen sus derechos por sus propios medios y métodos organizativos.  

Firmar el código de ética es formalizarlo, es aceptar someterse al mismo suplantando las fuentes del derecho que nos otorga la Convención Colectiva de Trabajo, la ley, la Constitución Política, los Convenios Internacionales. 

Busca formalizar el código de ética para imponerle su política en el quehacer diario al trabajador estableciendo un marco de referencia para todos, unificando la imposición de criterios que regirá a todos las personas que laboran para Coca-Cola FEMSA.  

El código asume que en la mayoría de las veces la acción de los propietarios y administradores de la empresa correcta es clara y terminan por imponer su criterio y suplantan la Convención Colectiva de Trabajo, la ley, la Constitución Política, los Convenios Internacionales.  

Como principal objetivo define el procedimiento para sancionar a quienes cometen faltas en contra del Código de Ética de Negocios para proteger el interés de los propietarios de la multinacional y sus testaferros.  

El código de ética debe comprometer a los propietarios y administradores de la empresa.  No puede suplantar la Constitución Nacional, las leyes y convenios internacionales que consagran los derechos fundamentales que están por encima de toda reglamentación que pretenda hacer la empresa, que está en la obligación de cumplir y respetarle a cada persona. 

Es un código de negocios de conveniencia para los propietarios de la empresa, por esa razón está alienado con la misión y visión de Coca Cola Femsa  

Es usado para castigar a los trabajadores y lo compromete en la medida que lo firme  

En caso de conflicto tenemos acordada la Convención Colectiva de Trabajo, la ley, la Constitución Política, los Convenios Internacionales y son la fuente que obliga a la empresa  

Es usado para castigar a los trabajadores y lo compromete en la medida que lo firme  

Impone criterios para definir el comportamiento de todas las personas que elaboran Coca- Cola FEMSA.

Impone el procedimiento para sancionar a quienes cometen faltas en contra del Código de Ética de Negocios de los propietarios de la empresa.

El código ética no vincula la responsabilidad de los propietarios de Coca Cola Femsa.

Juzgarán de acuerdo con un supuesto criterio sano de administración, cuando se ha comprobado que existe por ejemplo una conducta antisindical y la política de la empresa es socialmente irresponsable con los trabajadores tercerizados que están precarizados.

Imagínese que en caso de duda, consultarán con el área de Recursos Humanos, Auditoría Interna o, en última instancia, con el Comité de Auditoría del Consejo de Administración, es decir la empresa es la que juzga y define contra los trabajadores.

Establece los valores de Coca-Cola FEMSA, el compromiso con un sentido de pertenencia y responsabilidad de las acciones de los trabajadores a través de los valores que forman parte integral de la empresa y justifican la reglamentación con la cual toman decisiones sobre los trabajadores y no contra los propietarios de Coca Cola Femsa.

Colocan como enunciado el respeto y desarrollo integral para que nos aceptemos como colaboradores y nos invalidemos como  trabajadores y la relación laboral, que se fundamenta en el contrato de trabajo directo y a término indefinido.

Impulsan, pero no se comprometen con la responsabilidad que tienen legalmente que se desprende del contrato individual y colectivo de trabajo y el respeto y desarrollo integral del trabajador y su familia, ni garantizan el acceso a mejores oportunidades, propiciando con ello su crecimiento económico, profesional y social que son los derechos laborales contenidos en la ley y la Convención Colectiva de Trabajo.

Como aceptar que reconozcan ser conscientes del impacto negativo que causa la acciones y decisiones de los propietarios de Coca Cola Femsa y lo continúen haciendo.

Se enfocan solo en identificar y satisfacer las necesidades de sus clientes y son los trabajadores los que deben buscar soluciones innovadoras a costa de su propio sacrificio.

Dicen no discriminar a la persona por razones de género, estado civil, edad, religión, raza, opinión política, clase social o económica, embarazo, lengua, origen étnico, nacionalidad, preferencia sexual o discapacidad, pero atacan a los trabajadores que por su condición de sindicalizados reclaman, denuncian y protestan.

Comprometernos en no hacer comentarios, sea en medios familiares o sociales sobre actividades que llevan a cabo dentro de la empresa, que consideren en detrimento de la misma o de quienes forman parte de ella, es renunciar a denunciar, protestar, movilizarnos, organizarnos para defender nuestros derechos laborales y la dignidad humana.

Avala que sea aceptado que puedan justificar que proceden contra un trabajador para proteger y preservar los activos tangibles e intangibles de la empresa y por no hacer uso eficiente para contribuir al logro de los objetivos del negocio y no para beneficio personal, primero el interés de los propietarios de la empresa, no el trabajador, no lo social, no lo colectivo.

Restringe la información de la empresa que son de interés para los trabajadores.

No asume el compromiso con los proveedores locales e importan al país insumos, materias primas y productos que los afectan.

La responsabilidad ambiental es compartida, no exclusiva de los propietarios de Coca Cola Femsa que son los que generan el impacto.

Se comprometen ambientalmente a cumplir la ley, no a parar toda actividad de la empresa que ambientalmente esté impactando negativamente

Se comprometen a implementar procedimientos de emergencia para reducir, no para eliminar incidentes ambientales predecibles.

Formula el control sobre el uso del agua y los recursos naturales, pero al  Bogotá D.C., no le quiere pagar 46.000 millones de pesos que adeuda por alcantarillado, se chipa el agua subterránea, se apropia de fuentes de agua que deben ser patrimonio publico, se ha involucrado en la contaminación de humedales.

Las descargas al drenaje y el manejo y confinamiento de desperdicios sólidos, no causen un impacto ambiental inaceptable, no hay el compromiso de cero impacto ambiental.

No hay el compromiso con usar energías alternativas que nos impacten ambientalmente.

La relación con la comunidad, es basado en el origen, principios y valores de interés de los propietarios de la empresa que les genere valor económico y reducen a tratar de procurar asumir un  compromiso siempre y cuando la generación de valor económico y social sea simultanea en todas las acciones de la empresa, para su crecimiento y sostenibilidad.

Los trabajadores están expuestos a deteriorar su salud y terminan siendo un estorbo para la empresa, sacados de sus puestos de trabajo, pero en teoría recitan que proveerán puestos de trabajo saludables.

El código de ética de negocios de Coca Cola Femsa, es una herramienta que hace parte de la propuesta de la llamada responsabilidad social empresarial, que busca hacer creer que la empresa es socialmente responsable, enfocado hacia lo que denominan grupos de interés de la empresa.

El código de ética formula algunas cosas contra la corrupción, pero Coca Cola Femsa es una de las tantas empresas que usa el sistema de lobistas que desde todo punto de vista es cuestionable y no tiene una frontera clara contra la corrupción.

La empresa debe cumplir la Constitución, la ley, los convenios internacionales, la Convención Colectiva de Trabajo y garantizar una política respetuosa de los derechos laborales, la contratación directa e indefinida, que proteja el medio ambiente, que socialmente beneficie a la población, sin corrupción.

 

Luis Javier Correa Suárez

Secretario de Asuntos Políticos y Derechos Humanos

 

Junta Directiva Nacional de Sinaltrainal