MISION VERDAD

07.11.2018 16:56

La crisis de Venezuela ha sido provocada. Somos un Estado agredido. 

 

Documento elaborado por el equipo de investigación Misión Verdad para la Red Europea de Solidaridad con la revolución bolivariana. 

Noviembre 2018.

En los últimos cinco años, Venezuela ha sido víctima de la violación sistemática de su soberanía y su autodeterminación. 

Medios corporativos, organismos multilaterales y Estados hostiles, trabajando coordinadamente, han empujado a Venezuela abiertamente o tras las sombras, a una crisis sin precedentes. 

El Gobierno bolivariano ha acusado y demostrado sistemáticamente que el gobierno de Estados Unidos está al frente de una agresión multidimensional. 

Esta denuncia al fin se confirmó con dos acontecimientos claves que marcarían los puntos más intensos del asedio contra la soberanía de Venezuela: 

o El 9 de marzo de 2015 el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó una orden ejecutiva en la que declara una "emergencia nacional" por la amenaza "inusual y extraordinaria" a la seguridad nacional y a la política exterior causada por la situación en Venezuela. 

MISIONVERDAD.COM. NOVIEMBRE 2018. 

o El 25 de agosto de 2017 otra Orden Ejecutiva, esta vez firmada por Donald Trump, exige al Departamento del Tesoro implementar sanciones "irreversibles" contra la economía y el sistema financiero venezolano. 

Con estos marcos legales, otros frentes del sistema financiero estadounidense se activaron para complementar el cerco económico contra los planes de recuperación de la economía venezolana, afectada producto de la caída de los precios del petróleo de los años 2014-2015. 

Por ejemplo, en el año 2015 fue publicado un mapa global de “países riesgosos”, elaborado por la empresa financiera de origen francesa Coface. Allí Venezuela fue catalogada como el país con el riesgo país más alto de Latinoamérica, similar a países africanos. 

El “estudio” fue realizado con base a las calificaciones negativas de las tres grandes calificadoras estadounidenses, Standard and Poor’s, Fitch Rating y Moody’s, responsables en buena medida del colapso financiero mundial del año 2008. 

Desde ese momento hasta el primer semestre de 2018, estas tres grandes calificadoras profundizaron sus ataques a Venezuela, omitiendo los oportunos pagos de deuda con el fin de empujar al país al default y proyectar una situación de inseguridad para la inversión internacional. 

Venezuela en los últimos años ha pagado más de 70.000 millones de dólares en compromisos internacionales sin opción a refinanciamiento como la ha denunciado el mismo presidente Nicolás Maduro. 

guerra contra venezuela 2018 A.pdf