Lo de Santrich y la DEA

01.05.2018 13:10

Sin duda tienen razón los dos: los jefes de la Farc cuando dicen que lo de Santrich es un montaje de la DEA, y la Fiscalía cuando dice, siguiendo informaciones secretas de la DEA, que Santrich está haciendo negocios de droga en flagrante incumplimiento de los pactos firmados. No le creo nada a Jesús Santrich. Pero tampoco les creo nada a la DEA ni a la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez, uno de cuyos patrones de devoción es la DEA. Y me parece que el presidente Santos se precipitó en su arrodillamiento al aceptar las afirmaciones de la DEA como “pruebas contundentes y concluyentes”, según dijo en su breve discurso antes de pasarle la palabra al fiscal para que transmitiera las informaciones u opiniones de la DEA de los Estados Unidos.

No sé si los militantes o los jefes de las disueltas Farc han renunciado al narcotráfico. Pero sí creo que han renunciado a la guerra. En cambio la DEA no ha renunciado a la guerra, por el contrario: de ella vive. Y por vivir de ella es desde hace medio siglo una de las agencias más esenciales, y más criminales, en las que se sustenta el tentacular poder mundial de los gobiernos de los Estados Unidos. Tan importante como la CIA –Agencia Central de Inteligencia– es la DEA –Administración para el Control de Drogas–; y tan propensa como aquella a burlar las leyes, no solo las de los países extranjeros en donde opera, sino las de los propios Estados Unidos. Una y otra utilizan a veces la intervención armada, pero el método más habitual para lograr sus triunfos es el llamado “entrapment”, el entrampamiento. 


Leer más: https://colombianos-en-el-exilio.webnode.es/news/lo-de-santrich-y-la-dea/