Las verdades inconclusas de ‘HH’

10.12.2018 12:53

“Era un total desconocido. No tenía órdenes de captura ni condenas, fue identificado e individualizado tras la desmovilización”. Con estas palabras, la fiscal que lideró durante más de siete años las investigaciones contra ‘HH’, explica la complejidad del caso de un personaje que dijo mucho sobre la guerra ocurrida entre 1994 y 2004, pero cuya extradición a los Estados Unidos en 2009 dejó verdades a medias.

Veloza ingresó a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu) como paramilitar raso y con el paso del tiempo se ganó la confianza de los hermanos Castaño Gil, en particular la de Vicente, y ascendió dentro de este grupo armado hasta comandar los bloques Bananero en el Urabá antioqueño y el Calima en Valle del Cauca y sus alrededores. Para el momento de la negociación de paz con el gobierno nacional, ocurrida en julio de 2003 en Santa Fe de Ralito, Córdoba, ya era miembro del Estado Mayor de las Auc.

Se vinculó a las Accu después de que las Farc le roboran un camión en el que transportaba mercancía al Urabá. Luego lo recuperó pero se tuvo que desplazar a Meta por temor a represalias. A finales de 1994, los hermanos Castaño sembraron la semilla del que sería el Bloque Bananero, cuando enviaron a un grupo de 20 hombres -entre ellos Veloza- al municipio de Turbo y emplearon contra la guerrilla “la táctica de la pulga: entrar, golpear y salir de la zona”. Ese grupo fue conocido como ‘Los Escorpiones’ y cobraron fama por las decenas de asesinatos de personas que eran señaladas como supuestos colaboradores de la insurgencia.

Leer más: https://colombianos-en-el-exilio.webnode.es/news/las-verdades-inconclusas-de-hh/