LAS MORDIDITAS DE ODEBRECHT

19.12.2018 20:34

 

La olla podrida de la corrupción de Odebrecht se empezó a destapar el 19 de junio de 2015, cuando la justicia brasileña capturó a Marcelo Odebrecht, el director de la empresa. La compañía que lleva su apellido, Odebrecht, es la constructora más grande del Brasil y su nociva influencia no se limitó a su país original. El 21 de diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló que Odebrecht consiguió licitaciones y obras en América Latina y África a cambio del pago de 788 millones de dólares en sobornos.

Sobre el caso colombiano, los ejecutivos de Odebrecht dijeron en Estados Unidos haber pagado 11 millones de dólares (22 mil millones de pesos en la época) que les permitieron quedarse en 2009 con la mayor licitación de vías en el país: la adjudicación de la Ruta del Sol Sector II. De los sobornos, 6.5 millones fueron para comprar el favorecimiento del viceministro de Transporte del gobierno Uribe, Gabriel García Morales, hoy condenado a cinco años de prisión. Según los ejecutivos de la constructora brasileña, esta ‘mordidita’ fue pagada en conjunto con la empresa Corficolombiana, del banquero Luis Carlos Sarmiento.

El mismo mecanismo para corromper a funcionarios les garantizó la adjudicación de la adición de la Ruta del sol, para el trayecto Ocaña-Gamarra en 2014, por el que al menos pagaron sobornos por 4.5 millones de dólares. Por este caso fueron condenados el lobista y excongresista Otto Bula y el exsenador Bernardo ‘Ñoño’ Elías.

La penetración nociva de Odebrecht no se limitó a comprar licitaciones. Para cerrar alianzas y acercarse a quienes les tendrían que adjudicar las obras, la constructora financió las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos en 2010, en 2014 y la de Óscar Iván Zuluaga ese mismo año. Incluso, Zuluaga visitó a Odebrecht en Brasil en compañía del hoy presidente Iván Duque.

Mientras que en otros países el caso Odebrecht ha tumbado e investigado a presidentes, en Colombia han caído rangos medios como Otto Bula, Ñoño Elías y Gabriel García. Y aún falta definir el rol que pudieron jugar algunos protagonistas en esta película, como el fiscal Néstor Humberto Martínez, el expresidente de Corficolombiana José Elías Melo, el banquero Luis Carlos Sarmiento, el expresidente Álvaro Uribe, el expresidente Juan Manuel Santos, el lobista Daniel García Arizabaleta, el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, el ex candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, y el mismo presidente Iván Duque, entre muchos otros mencionados en el caso. Y la investigación de Cuestión Pública comienza a demostrar que los pagos de Odebrecht, superaron en muchos ceros los 11 millones de dólares que reportaron . Es decir, que no fueron ningunas ‘mordiditas’.

 

Y si el caso estaba enredado, la muerte del controller del consorcio de la Ruta del sol, Jorge Enrique Pizano, y la de su hijo por envenenamiento con cianuro, quedó claro lo que está en juego para ciertos personajes si se llega a conocer la verdad del caso Odebrecht. Pizano había denunciado desde 2010 como el consorcio Ruta del sol había hecho pagos irregulares por al menos 34 millones de dólares. Antes de morir, Pizano le entregó a Noticias Uno la grabación que prueba que el entonces abogado del grupo Aval y hoy fiscal general, Néstor Humberto Martínez, conocía de las mordidas del consorcio Ruta del sol. Y en Cuestión Pública revelamos que Jorge Elías Melo, entonces presidente de Corficolombiana, habría pactado los sobornos de la mano de Odebrecht.

   

    
     

 

FUENDEL ARTICULO:https://cuestionpublica.com