Juana Perea , la mujer que luchando por el Chocó fue asesinada.

01.11.2020 16:19

“¡Maldita sea la injusticia social de este país! ¡Maldita sea la arrogancia de los citadinos que desconocen las realidades de una gran parte de este país!”.

Juana Perea hablaba con fortaleza, con ganas de que su voz se escuchara más allá de Nuquí, Chocó, donde se había radicado hacía un par de años. Estas palabras llegaban solo unas semanas antes de ser asesinada. El cuerpo de esta colomboespañola, de 50 años, fue hallado en la madrugada del jueves pasado a orillas del mar. De un balazo en la cabeza acabaron con su vida y callaron sus ideas. 

En 2017, Juana y su esposo, el estadounidense Dave Forman, se internaron en la selva chocoana, en una zona conocida como Termales, a 40 minutos en canoa desde el casco urbano de Nuquí.

La pareja estaba a punto de inaugurar a orillas del mar una cabaña turística para mostrar la exuberancia de esta parte de Colombia, como la magia de las ballenas yubartas. A la experiencia la habían llamado ‘ChocoAventura’. 

“Ellos dos eran uno. Se conocieron en Afganistán y terminaron en Colombia para construir su sueño de un ecohotel. Se había enamorado de Nuquí”, cuenta Alejandra Jiménez, amiga de Juana.

Juana y Dave conocían la guerra de cerca, en ese país del sur de Asia vivieron sus horrores. Él como bombero y ella trabajando como operadora logística para una firma norteamericana, en la aprendió a lidiar con el conflicto.

Aventurera, viajera, solidaria, sensible y creyente en la paz de su natal Colombia, abandonó Afganistán con su pareja para buscar tranquilidad. Viajaron a Panamá, donde trabajó como productora de televisión para una empresa húngara y se casaron, luego buscaron un terreno en Colombia en el cual exploraran su pasión, el buceo. Iñaki Perea, hermano de Juana, cuenta que ella empezó a liderar a los hoteleros del sector y también hacía talleres con mujeres del corregimiento de Termales.

Leer más: https://colombianos-en-el-exilio.webnode.es/news/juana/