ENRIQUE GUERRERO AVIÑA: LAS AUTORIDADES NO HAN INVESTIGADO LA TORTURA DE ESTE ESTUDIANTE UNIVERSITARIO Y ACTIVISTA

31.07.2018 23:35

 

El viernes 17 de mayo de 2013, por la noche, Enrique Guerrero Aviña, estudiante universitario y activista, conducía por Ciudad de México cuando unos agentes de la Policía Federal vestidos de civil empezaron a disparar contra él y perseguir su automóvil. Obligaron a Enrique a detener su auto y, sin orden de aprehensión, lo subieron a una camioneta y lo llevaron a un galpón donde permaneció retenido toda la noche. Los policías le vendaron los ojos, lo desnudaron de cintura para abajo, lo golpearon durante horas, lo asfixiaron con una bolsa de plástico y abusaron sexual y psicológicamente de él. Lo interrogaron reiteradamente para incriminar a miembros de movimientos sociales de todo el país, entre ellos organizaciones ecologistas, sindicatos y movimientos políticos. Lo llevaron a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada (SEIDO), donde un agente del ministerio público lo amenazó para que confesara haber estado implicado en un secuestro ocurrido en el estado de Oaxaca, al sur de México, tres meses antes. Cuando se negó a confesar, el agente lo presionó para que incluyera en su declaración al menos algo que sugiriera actividades delictivas y que sirviera de ayuda para acusarlo.
Fue acusado de delincuencia organizada y secuestro y trasladado a una prisión de máxima seguridad, donde permanece recluido a la espera del resultado de su juicio.

“Lo que yo pido es la mínima objetividad en mi proceso penal. Con eso estoy seguro que se lograría el esclarecimiento de mi caso.”