22 DE JULIO, DÍA MUNDIAL CONTRA LAS POLÍTICAS DE LAS MULTINACIONALES Y LOS GRANDES CONGLOMERADOS NACIONALES.

22.07.2020 23:44

En el año 2003, el foro social mundial realizado en Porto Alegre - Brasil, definió el 22 de julio como día mundial contra las políticas de las multinacionales y grandes conglomerados nacionales; en memoria  histórica por el asesinato de sindicalistas en Colombia, entre ellos: Héctor Daniel Useche Berón, Víctor Eloy Mieles y su esposa Elvira Rosa Ramírez, Isidro Segundo Gil,  Avelino Anchicanoy, Adolfo de Jesús Munera, entre otros dirigentes de Sinaltrainal que vendían la fuerza de trabajo para las empresas Nestlé y Coca-Cola. 

El terrorismo de estado, no solo ha eliminado millones de colombianos y colombianas, sino que ha destruido cientos de organizaciones sociales y políticas, con el único propósito  de aniquilar la resistencia, critica y opositora, para facilitar que el bloque dominante profundice el neoliberalismo y se enriquezca más, saqueando nuestros recursos, degradando el trabajo y precarizando nuestros ingresos. Para el Gobierno Colombiano, generar confianza inversionista es urgente, sin opositores, sin organizaciones y propuestas alternativas que luchen contra la alianza de la oligarquía-paramilitar-fascista que hoy gobierna a Colombia. De lograrse esto nos hundirán más en la pobreza, el hambre, antidemocracia y dependencia.

El gobierno terrorista narco-paramilitar violando el artículo 215 de la constitución nacional que ordena que los decretos promulgados durante la emergencia sanitaria, ecológica y de calamidad pública no pueden afectar los Derechos sociales de los trabajadores, hizo lo contrario  y adicionalmente ha sido usada la pandemia para secuestrar al pueblo encerrándolo a la Fuerza y sometiendo al hambre, y los más de 117 BILLONES  de pesos que han sacado de las arcas del Estado, han servido para beneficiar a los dueños de los bancos y las grandes corporaciones y conglomerados nacionales 

La pandemia ha sido el pretexto para profundizar la dictadura, llegando al extremo de anular el congreso de la República, violando la soberanía nacional con el ingreso de más tropas norteamericanas al país para servir a los propósitos invasores contra la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Trabajadores afiliados a Sinaltrainal al igual que otros integrantes de muchas organizaciones sindicales y sociales en el país, continuamos siendo víctimas por parte del Estado, grupos paramilitares y algunos empresarios que atentan contra la vida e integridad, reprimen y hacen seguimientos ilegales como el caso de Coca Cola Femsa con su jefe de seguridad Julián Villarraga que fue detenido y vinculado al proceso por hacer parte de la red de Chuzadas a trabajadores. 

A la fecha, 35 Líderes de Sinaltrainal que laboran para las empresas: Coca Cola, Nestlé, Sodexo, Noel, han sido asesinados, otros han sido Víctimas de atentados, desplazados, exiliados, judicializados y encarcelados, como Práctica genocida del Estado. Empresarios y testaferros que se benefician de esa política de exterminio y terror contra los trabajadores para debilitar a Sinaltrainal e impedir que se sindicalicen para eliminar o no cumplir los Derechos legales y convencionales. 

Los crímenes han beneficiado a grupos multinacionales en Colombia y a grupos económicos nacionales gracias a la política de estado, fundamentada en la denominada cohesión social, en función del capitalismo de estado, posibilitándole a un grupo reducido de familias apropiarse de los medios de producción, usando al estado para acumular riqueza, dictando para ello leyes y financiando la vida de las personas. 

La pandemia del COVID 19, ha sido usada por empresarios para quitar derechos a los trabajadores, suspender contratos de trabajo, ejecutar despidos masivos, aumentando en 5 millones de desempleados. 

Gobierno y empresarios  pusieron por encima de la salud y la vida del pueblo colombiano la economía, descargando en la población la crisis y recortando profundamente los Derechos sociales, y nosotros los trabajadores exponemos nuestra salud y la vida laborando, y cuando resultamos contagiados somos encarcelados en las casas sin atención médica, se niegan a reconocer el contagio como enfermedad laboral y el protocolo de bioseguridad no es más que una cortina de humo para los empresarios evadir la responsabilidad por la salud y la vida de los trabajadores y nuestras familias

Los trabajadores afiliados a Sinaltrainal convocamos a la población en general para que rechacemos las reformas laboral, Pensional, tributaria, se deroguen todos los decretos que son lesivos para los trabajadores y la población

Exigimos al Estado el ingreso básico universal equivalente a dos salarios mínimos legales mensuales vigentes para todos los trabajadores, servicios públicos gratuitos,  nacionalización de la salud, el sistema pensional y prestacional y los sectores estratégicos para el país, el reintegro de los trabajadores despedidos y suspendidos, todas las garantías de tierra, subsidio e infraestructura para los campesinos para tener acceso a la alimentación para toda la población, derogando los tratados de libre comercio que son lesivos para el país, declarar la moratoria de la deuda externa y repatriar los más de 53.000 millones de dólares de reserva de la Nación que están en bancos de Estados Unidos sin ganar un solo peso de intereses, poner fin al abuso del sector financiero y pagar los salarios que se adeudan a los trabajadores de la salud, eliminar la tercerización laboral y garantizar la contratación directa e indefinida y garantizar la inversión para fortalecer al mediana y pequeña empresa.

Como si lo anterior no fuera poco, de otro lado está la reciente adhesión de Colombia a la OCDE, vinculación que se convierte en un instrumento de manejo de la economía del país, contrario al interés nacional, pues con el solo hecho de pertenecer a este “Club”, quedan empeñados nuestros derechos, debido a las altas exigencias en materia de reformas LABORAL, PENSIONAL, TRIBUTARIA… entre otras, que el país empeño con el mero hecho de pertenecer al mismo. Hoy en día como obreros tenemos la ardua tarea de unificar nuestros esfuerzos a fin de que busquemos que prevalezcan los derechos colectivos e intereses sociales y ambientales consignados en nuestra Constitución Política y en los diferentes Acuerdos y tratados Internacionales reconocidos por nuestra legislación.

En conclusión, La tarea es consolidar nuestros instrumentos organizativos, juntarnos y avanzar en la construcción de un gran movimiento político de masas, que se movilicen, confronten la política imperialista y posibiliten la edificación de una Colombia con soberanía, democracia, paz y bienestar para todos.

Fraternalmente,

EQUIPO NACIONAL DE CONDUCCION.