La maldición del carbón: protestas en Colombia

12.08.2017 17:39

 

La colombiana Luz Ángela Uriana vive al lado de una de las mayores minas de carbón de América Latina. Las grandes beneficiadas son empresas internacionales. El aire está contaminado y los arroyos amenazan con secarse. Los indígenas Wayuu son los más afectados, entre ellos el hijo de Luz Ángela.

 

 

 

En el noreste de Colombia se encuentra El Cerrejón, una de las mayores minas de carbón del mundo. El 90 por ciento del carbón extraído se destina a la exportación. Colombia es el tercer mayor proveedor de carbón para Alemania. Pero la explotación perjudica a quienes viven junto a esta mina a cielo abierto. Son los más pobres entre los pobres: indígenas del pueblo Wayuu. Viven en condiciones extremadamente precarias. Muchos de ellos sufren de asma y otras enfermedades respiratorias a causa del polvo de carbón. Además, la sequía de los últimos cinco años ha provocado la muerte de más de 4.000 niños por hambre y sed. Las únicas fuentes de agua son ahora riachuelos, pero los operadores de El Cerrejón han desviado uno de ellos y pretenden hacer lo mismo con otro. Los indígenas se defienden. La desviación de Arroyo Bruno les privaría de sus medios de subsistencia. La comunidad ha ocupado las vías que llevan el carbón hacia los puertos de la costa. ¿Conseguirán ganar la batalla entre David y Goliat?