El precio de ser negro y con discapacidad en Estados Unidos

11.07.2017 19:34
David Perry
The Guardian / El Diario (Esp
¿Puede haber justicia sin abordar el estigma de la raza y de la discapacidad? Los procedimientos estándares de la policía a menudo obligan a las personas con diversidad funcional a aislarse, incluso para sí mismas.

En la mañana del pasado domingo, Charleena Lyles llamó a la policía de Seattle para informar de un robo. Lyles era una mujer negra, embarazada, madre de cuatro hijos (uno de ellos con síndrome de Down) y vivía en un piso de realojo para personas que antes habían estado en la calle. Los oficiales se presentaron en el lugar, encontraron a Lyles en medio de una crisis nerviosa, supuestamente armada con un cuchillo, y la mataron.

El asesinato provocó una gran indignación en todo el país, ¿pero que más se puede hacer para superar esto? ¿Cómo se termina, de una vez por todas, con la relación que hay entre violencia policial y racismo, clasismo y discriminación contra las personas con discapacidades psico-sociales o mentales ?

Cuando se difundió la noticia de la evitable muerte de Lyles, un grupo de activistas no blancos y con discapacidad de Chicago se tomó la noticia con una triste naturalidad. Ya se saben la canción. Y les preocupa que les estén quitando una de las mejores herramientas que tienen para frenar la violencia.



Leer más: http://colombianos-en-el-exilio.webnode.es/news/el-precio-de-ser-negro-y-con-discapacidad-en-estados-unidos/